Historia Constitucional Cubana

Proclamación de la actual Constitución de la República de Cuba

«No tuvo Cuba día más bello que el 10 de abril de 1869 (…) El día de la generosidad absoluta en la historia de Cuba fue el día 10 de abril», expresó el Héroe Nacional José Martí en referencia a la fecha en que fue aprobada la primera Carta Magna cubana: la Constitución de Guáimaro.

Ciento cincuenta años después de aquel glorioso momento fue proclamada la actual Constitución de la República de Cuba, el 10 de abril de 2019.

Imagen
Historia Constitucional

 

Nuestro país posee una rica historia constitucional. En esta Infografía interactiva, presentamos un recorrido por las diferentes constituciones cubanas: Constitución de Guáimaro (1869), Constitución de Baraguá (1878), Constitución de Jimaguayú (1895), Constitución de la Yaya (1897), Constitución de 1901, Constitución de 1940, Constitución de 1976, y Constitución de 2019. 

Constitución de Guáimaro (1869)

 Antecedentes históricos antes de la Constitución de Guáimaro (1869) 

De acuerdo con con Eduardo Torres Cuevas, miembro del Consejo de Estado, director de la Oficina del Programa Martiano y uno de los historiadores más destacados del país; además de compilador, junto a Reinaldo Suárez Suárez, de El Libro de las Constituciones: 

Imagen
Entrevista a Eduardo Torres Cuevas por el periodista Enrique Moreno Gimeranez

─Para adentrarnos en este proceso, debemos rememorar los orígenes de las constituciones en el mundo hispanoamericano. Hay que remitirse al año 1808, cuando cae la monarquía de Fernando VII en España y Napoleón Bonaparte impone en el trono a su hermano José. El monarca, no reconocido por los españoles, dicta el Estatuto de Bayona, primera propuesta en el mundo hispanoamericano de una estructura de gobierno que no era el absolutismo del Rey, sino una monarquía constitucional.

«Esta propuesta no fue aceptada en España, se produce el alzamiento y se crean, por primera vez en la historia española, juntas locales que toman el gobierno de las regiones, y hay una junta central. Esta última convoca a una Corte Constituyente, a partir de 1810, que da como resultado la Constitución de Cádiz, cuyo texto original se publicó en La Habana en el mismo año en que fue aprobada. Es decir, en ese año se publicó por primera vez una Constitución en Cuba.

«A su vez, ya el movimiento independentista latinoamericano se está desarrollando y uno de los cubanos que hay que reconocer como nuestro primer constitucionalista, el primero que crea una Constitución para la isla de Cuba, fue Joaquín Infante. Esa Constitución la publica en Venezuela dos años antes que la Carta Magna española, con algunas diferencias sustanciales.

«Esta Constitución ya contempla el germen sociedad civil –que se convertirá en una tradición en la historia constitucional cubana–, hace una separación de la Iglesia y el Estado. En la Constitución de Cádiz está estipulado que todo español tiene que ser católico, mientras que la Constitución de Infante ya da otra apertura con respecto al problema de la práctica religiosa, lo que se va a llamar libertad de conciencia. 

«Entonces, Cuba tiene, antes que la Constitución española, un proceso constitucional, acorde a su época, pero ya se está pensando en una Constitución como Ley Fundamental de la República que se crearía. Estamos hablando del año 1810 y, desde entonces, lo digo con orgullo, tenemos toda una tradición constitucional.

«En Cuba nunca pudo haber un proyecto revolucionario o de cambio que no estuviese, ante todo, avalado por un proyecto constitucional o una Constitución. Por eso, son procesos revolucionarios, no son insurrecciones ni sublevaciones. Es un proyecto de cambio, y eso tiene que estar avalado por una ley, por una ley fundamental, por una ley de leyes, que son las constituciones.

«Tampoco podemos pasar por alto la impronta de Félix Varela y Morales, el profesor de la primera Cátedra de Constitución en Cuba. No solo ya teníamos un primer proyecto, sino que tenemos una Cátedra de Constitución que educó y formó a la juventud de la época en el examen de las constituciones. Además, Varela tiene el primer libro sobre Constitución que se hace en Cuba, un documento antidictatorial, aunque con un enfoque monárquico.

«En 1837 en España se decide que Cuba, Puerto Rico y Filipinas –las únicas posesiones que le quedan– dejaran de ser provincias de ultramar para convertirse en colonias. Por tanto, son expulsados de la Constituyente los delegados de estos territorios y se excluyen del texto constitucional. Se toma la decisión que serían regidos por leyes especiales, no por la Carta Magna, lo cual era no sólo discriminatorio, sino que, además, podía ser un modo de sometimiento específico, a través de esta legislación, para la isla de Cuba. Lo interesante es que nunca aprobaron las leyes constitucionales, sin embargo, paralelamente, surgen proyectos constitucionales a lo largo del siglo.

«De ahí que, cuando nos acercamos a 1868, estamos ante una Isla que ha sido excluida de los textos constitucionales españoles y, por tanto, no estamos bajo el régimen constitucional».

 – ¿Por qué resultaba necesario, en plena Guerra de los Diez Años, aprobar una Constitución?

–Cuando Carlos Manuel de Céspedes inicia el 10 de octubre el movimiento revolucionario de 1868, no es el único que ha estado en la preparación de la contienda, había un Comité Revolucionario de Bayamo, movimientos en Camagüey y Las Villas, donde casi todos eran abogados.

«Este grupo que participó en la preparación de la guerra ya tiene consensuado un conjunto de ideas. Para llegar realmente a la aprobación de ellas es necesario reunirse y discutir una Constitución, sobre la base de una cultura cubana que ya se ha creado, especialmente una cultura jurídica. Hay consenso ideológico y jurídico, y también hay discrepancias de muy diverso tipo.

«Participan representantes de las tres zonas insurreccionales –Oriente, Camagüey y Las Villas– y también algunos habaneros. Los dos hombres que redactan la Constitución de Guáimaro son dos alumnos de José de la Luz y Caballero: Ignacio Agramonte y Antonio Zambrano.

«La idea es un texto sencillo, que dé unidad y las esencias de lo que sería la República de Cuba. Como las demás constituciones mambisas, son cartas magnas provisionales porque la Constitución definitiva tendría que hacerse una vez independientes y con una representación mayor.

Imagen
Constitución de Guáimaro (1869)

«En Guáimaro, ellos asumen la representación del pueblo de Cuba. Además, abordan los problemas claves: primero, Cuba es un país independiente; segundo, todos los cubanos son iguales. Por consiguiente, abre el camino para la posterior abolición de la esclavitud. También, en las discusiones se hace referencia a la presencia de la mujer.

«Esta Carta Magna disciplina a todos en la obediencia de la ley. Puede haber discrepancias, pero siempre lo fundamental es respetar la ley. Sin ese texto constitucional venía la división y la arbitrariedad.

«Estos elementos confieren una riqueza tremenda a la Constitución de Guáimaro, la hacen trascender por ser nuestra primera Ley de leyes netamente cubana y, al mismo tiempo, porque está marcando que todo proceso revolucionario tiene que tener también su expresión jurídica».

La Asamblea de Guáimaro, fue celebrada los días 10, 11 y 12 de abril de 1869, en esa localidad de la provincia de Camagüey. El principal resultado de este histórico encuentro fue la redacción de la primera Constitución cubana puesta en vigor en el territorio de Cuba.

Fuente: Entrevista a Eduardo Torres Cuevas, del periodista Enrique Moreno Gimeranez. 

Protesta de Baraguá

El entorno político, económico, social y militar había cambiado, por ello el Mayor General Antonio Maceo y los orientales, inconformes con el compromiso adoptado en el Pacto del Zanjón se niegan a acatarlo, y el 15 de marzo de 1878 se pronuncia en su propósito de continuar la lucha hasta lograr la total independencia.

Imagen
Protesta de Baraguá

Esta declaración, conocida como la Protesta de Baraguá, y que toma su nombre del lugar en que se produjo, dio origen ese mismo día a la segunda Ley Fundamental de la nación cubana, denominada Constitución de Baraguá, promulgada el 23 de marzo, ocho días después. 

«La República de Cuba en Armas desaparece antes del Pacto del Zanjón, documento este que no recogía ni la cuestión de la independencia ni la de la abolición de la esclavitud, razones por la que las tropas cubanas habían batallado durante años. Por tanto, Antonio Maceo expresa a Martínez Campos que "no nos entendemos", en la Protesta de Baraguá.

«Como la República de Cuba había sido disuelta, para continuar la guerra era necesario un documento articulador, que se redacta en Baraguá en la noche, de solo cinco puntos. Es una Constitución abreviada para hablar en nombre de la República que continúa. Es la Carta Magna que da la continuidad», refiere el historiador Eduardo Torres Cuevas

Constitución de Jimaguayú (1895)

El 16 de septiembre de 1895 fue aprobada en los campos de la localidad de Jimaguayú, en la provincia de Camagüey, la Carta Magna de la República de Cuba en Armas, la cual dio forma jurídica al movimiento revolucionario generalizado en el centro y el oriente del archipiélago antillano. El documento fue inscrito en septiembre de 2015 en el Registro Nacional del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO. 

«Cada Constitución mambisa respondió a una etapa y un momento diferente. La de Jimaguayú tiene la característica de que ya se tiene la experiencia de diez años de guerra y ha estado el pensamiento organizador de José Martí en todo el proceso: hay un Partido Revolucionario Cubano, un periódico Patria, los discursos y el trabajo organizativo de Martí. La Revolución del 95 necesita también su Ley de leyes.

«Es fundamental para establecer el orden en el movimiento revolucionario. Trataron de evitar los errores del pasado: el problema de la jefatura militar y de la estructura de Gobierno que debe ser más sencilla.

«Por otra parte, los españoles habían impuesto en Cuba la Constitución del 76. Por tanto, en la Isla rigen en ese momento dos constituciones paralelas: una española para territorio español y una cubana para territorio mambí», considera Eduardo Torres Cuevas. 

Constitución de la Yaya (1897)

Magna reunión constituyente efectuada del 10 al 30 de octubre de 1897, que en virtud de lo establecido en la Constitución de Jimaguayú, debía convocarse para 1897 con los objetivos fundamentales de aprobar una nueva constitución -acorde con la situación del momento- y elegir un nuevo Consejo de Gobierno. 

«La Yaya es nuestra primera Constitución estructurada como debe pautarse una Ley Fundamental. Todas las anteriores tienen un componente esencialmente circunstancial, pero La Yaya va a responder al modelo clásico de una Constitución.

«Resume la tradición anterior, responde a su momento histórico y da una estructura más acabada al proyecto de República. Otra característica fundamental es que si a los dos años de aprobada no se ha obtenido la independencia, se haría una nueva Constitución. Pero con la intervención norteamericana, Estados Unidos no reconoció nunca ni a las autoridades cubanas ni a la Constitución de La Yaya. Todo lo que hacen es contrario a sus postulados», considera Eduardo Torres Cuevas. 

Constitución de 1901

Ocupada la isla militarmente por Estados Unidos, se hace pública por Orden Militar, el llamamiento para elegir delegados para una Convención Constituyente, la que comenzó a sesionar el 5 de noviembre de 1901, en el Teatro Irioja, hoy Teatro Martí.

Luego de las largas discusiones entre algunos constituyentes que defendían la independencia y acción soberana de Cuba en sus relaciones con Estados Unidos, se aprobó el 12 de junio de 1901 incorporar un apéndice a la constitución: Enmienda Platt, lo que reafirmaba la condición neocolonial.

La Constitución de 1901, aun en medio de circunstancias adversas, sentó las bases de un Estado nacional definido por su primer artículo que afirmaba: "el pueblo de Cuba se constituye en Estado independiente y soberano, y adopta, como forma de gobierno, la república"

Años más tarde, Gerardo Machado, entonces presidente de la República, con el objetivo de prorrogar su gobierno dictatorial, promovió una Reforma de la constitución de 1901.

Aunque el 11 de mayo, el presidente Machado, ratificó la Reforma Constitucional, ésta no pudo realizarse a plenitud por los acontecimientos de la Revolución del 33. 

___________________________________________________________________________________

Desde el Salón Duaba del Capitolio Nacional –lugar que recrea la evolución histórica de nuestras constituciones–, el historiador Eduardo Torres Cuevas refirió en entrevista al periodista Enrique Moreno Gimeranez que los interventores tenían el compromiso, bajo la Resolución Conjunta, a que Cuba «fuera libre e independiente».

«En este caso, el modelo de dominación neocolonial todavía no estaba muy perfilado, porque la Enmienda Platt fue un grave error político para ellos y fue un modo de desarrollo de una conciencia nacional», señaló.

–¿Qué caracterizó entonces a la Constitución de 1901?

–Fue hecha por cubanos que habían estado dentro del movimiento independentista: varios miembros del último gobierno en armas, figuras importantes vinculadas a Martí como Juan Gualberto Gómez, algunos generales y coroneles del Ejército Libertador. Los conservadores no tuvieron fuerza suficiente.

«La Constitución de 1901 crea el Estado laico. Cuba lo tiene en 1902, Francia lo tuvo en 1905. Consagra la enseñanza pública gratuita y laica, la igualdad de derechos, la definición de nación y la división de poderes, entre otros aspectos positivos.

«Siempre hay que tener cuidado en diferenciar lo que es el texto constitucional de la práctica jurídica, qué se hizo y qué no. La Carta Magna tuvo aspectos favorables, pero casi cuando estaba lista, apareció la Enmienda Platt, una enmienda que era una ley del Congreso de Estados Unidos. 

Imagen
Constitución de 1901

«Al obligar a que Cuba la aceptara, no se trata de una enmienda al texto constitucional, sino de un apéndice a éste. La Enmienda Platt cercena la soberanía de la nación cubana: estipula la intervención norteamericana, la venta o arrendamiento a Estados Unidos de tierras para carboneras o estaciones navales, más un Tratado de Reciprocidad Comercial, que de recíproco no tuvo nada.

«Debemos resaltar a una figura venerable por su actitud, Salvador Cisneros Betancourt, el único cubano que había participado en todas las constituciones hasta esa fecha. Es uno de los pensadores más radicales que estuvo en las discusiones de esta última Ley de leyes, que se opuso firmemente, hasta los últimos días de su vida, a la Enmienda Platt.»

–¿Qué hechos significativos ocurren en materia constitucional durante las primeras décadas de la República neocolonial?

–Gerardo Machado promueve una serie de enmiendas o reformas constitucionales para buscar la reelección. Tras su caída, entre los años 1933-1940, hay un periodo de inestabilidad política profunda en el país y cada gobierno que asume el poder dicta un proyecto, ley o estatuto constitucional. 

Fuente: Entrevista a Eduardo Torres Cuevas, del periodista Enrique Moreno Gimeranez. 

Constitución de 1940

Constitución de carácter democrático - burgués promulgada el 1 de julio de 1940 en Guáimaro, Camagüey y puesta en vigor el 10 de octubre de ese mismo año. Fue la Constitución más avanzada de América en su momento. 

De acuerdo con el historiador Eduardo Torres Cuevas: «Debemos entender las condiciones de ese momento histórico. Raúl Roa dijo que la Constitución del 40 era el resultado de dos impotencias: la de la derecha y la de la izquierda. Ninguna de la dos se pudo imponer. Este es el primer asunto a tener en cuenta. 

Imagen
Constitución de 1940

«Y Roa dice más: esta Carta Magna no es la letra, no es que se llegó a ese resultado; sino que es una vía, un cauce para el futuro. Establece una serie de leyes que nunca se gestaron. Por eso, cuando Batista dio el golpe de Estado, la primera consigna de todos los revolucionarios resulta la defensa de la Constitución del 40.

«¿Quién es el primero que va un tribunal a denunciar el golpe de Estado de Batista y la derogación de la Constitución del 40? Fidel Castro Ruz. El segundo es Armando Hart.

«¿Quiénes defienden en ese momento la Constitución del 40? Los revolucionarios. La FEU realiza el entierro de la Constitución. La juventud cubana defiende ese texto constitucional. Tales elementos demuestran el valor que tenía esta Ley de leyes.

«La Constitución de 1940 respondió a su época y fue referente en otras partes del mundo. Resultó muy avanzada para su tiempo». 

Constitución de 1976

 A inicios de 1959 se hace la Ley Fundamental. A partir de 1976 se produce el periodo de institucionalización del país. La Constitución de 1976 es una Carta Magna socialista, define el carácter socialista de la Revolución cubana. 

La Constitución de 1976 entró en vigor el 24 de febrero de ese año. Tiene el mérito de ser la primera constitución socialista del Hemisferio occidental.

Fue creado un anteproyecto de la Constitución de la República durante 1975 y sometido a discusión pública, en la que participaron más de seis millones de personas, y se formularon propuestas que llevaron a modificar 60 de los artículos propuestos.

El 15 de febrero de 1976 se celebró un referendo en el cual votó el 98% de los electores. El 97,7% de los votantes lo hizo afirmativamente, alcanzando así su aprobación, mediante el sufragio libre, directo y secreto. El 24 de febrero de 1976 se proclamó esta Constitución en acto solemne.  

Imagen
I Legislatura (1976 – 1981)

De acuerdo con Eduardo Torres Cuevas: «Ese texto constitucional está presidido por la frase de José Martí: “Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”. Entonces, estamos haciendo una Constitución que por su definición es martiana y por su ejecución y concepción es fidelista. El marxismo-leninismo está dentro de su propia proyección. 

Imagen
Frase

«Tuvo una característica bien diferente de las anteriores: fue sometida a referendo y fue aprobada por más del 97% de los electores. El pueblo fue quien la aprobó masivamente, mediante el voto libre, directo y secreto. Fue resultado de su momento histórico.

«Luego, en el año 1978 se hace la reforma constitucional para que en lo sucesivo la Isla de Pinos pasara a llamarse Isla de la Juventud,  y otras reformas acontecen en los años 1992 y 2002», refiere Torres Cuevas

Reformas

1992: Su contenido básicamente es el mismo de la Constitución de 1976 salvo algunas modificaciones y adiciones. Entre las últimas tenemos el Capítulo de la Extranjería, del Estado de Emergencia y la división política administrativa. 

2002: El 10 de junio de 2002, los cubanos, en un proceso plebiscitario popular sin precedentes, puesto de manifiesto tanto en la Asamblea Extraordinaria de las direcciones nacionales de las organizaciones de masas; en gigantescas marchas y actos realizados el día 12 del propio mes a todo lo largo y ancho del país, en los que participaron más de nueve millones de personas y la firma pública y voluntaria de ocho millones 198 mil 237 electores durante los días 15, 16 y 17 de ese mismo junio, ratificaron el contenido de esta Constitución e interesaron de la Asamblea Nacional del Poder Popular reformarla, para dejar expresamente consignado el carácter irrevocable del socialismo y del sistema político y social revolucionario por ella diseñado, así como que las relaciones económicas, diplomáticas y políticas con otro Estado no pueden ser negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera.

La Asamblea Nacional del Poder Popular, en sesión extraordinaria convocada al efecto, adoptó por unanimidad el Acuerdo No. V-74, por el que se aprobó la Ley de Reforma Constitucional el 12 de julio de 2002, como resultado del debate público, abierto, franco y sereno realizado por el pueblo previamente.

Proclamación de la actual Constitución de la República de Cuba

El 10 de abril de 2019 fue proclamada la actual Constitución de la República de Cuba, ciento cincuenta años después de la aprobación de la Constitución de Guáimaro. 

Imagen
Proclamación de la actual Constitución de la República de Cuba

«Esta Constitución es el resultado de un largo proceso de estudio, análisis y discusión. Se estudiaron otras constituciones, la tradición constitucional cubana, los distintos temas que deberían incluirse. Fue uno de los procesos más democráticos del país.

«Es una de las constituciones más desarrolladas que hemos tenido. Heredamos más de dos siglos de evolución constitucional. Las prácticas sociales de nuestro país han sido tan intensas como en pocas partes, además de la experiencia de la construcción de una Revolución Socialista de más de 60 años.

«Se logró pensar la Cuba de hoy, en función de la sociedad actual, qué se debía cambiar y qué se debía mantener. A partir de esta Ley de leyes se deriva un conjunto de normativas mediante un Cronograma Legislativo.

«Y como ocurren los hechos extraordinarios de nuestra historia, 150 años después de aprobada la Constitución de Guáimaro, fue proclamada nuestra actual Carta Magna. Hemos llegado hasta aquí porque tenemos una historia constitucional brillante, con figuras trascendentales y grandes juristas. Esta Ley de leyes siempre va a ser el arma esencial para defender todo lo que de grande puede crear y tiene la nación cubana», considera el historiador Eduardo Torres Cuevas.

Otros datos de interés

El 2 de junio del año 2018, la Asamblea Nacional del Poder Popular acordó iniciar el proceso de Reforma Constitucional y creó una Comisión integrada por 33 diputados para que elaboraran el anteproyecto de nueva Constitución de la República.

La Asamblea Nacional del Poder Popular, el 22 de julio del año 2018, analizó la primera versión del proyecto de nueva Constitución de la República, y acordó someterla a Consulta Popular con nuestro peublo.

La Consulta Popular se realizó entre el 13 de agosto y el 15 de noviembre del año 2018. En el curso de este proceso se efectuaron 133 mil 681 reuniones, con una participación de 8 millones 945 mil 521 personas. Hubo 1 millón 706 mil 872 intervenciones, de las que se derivaron 783 mil 174 propuestas (666 mil 995 modificaciones, 32 mil 149 adiciones, 45 mil 548 eliminaciones y 38 mil 482 dudas). 

El 22 de diciembre del propio año, la Asamblea Nacional del Poder Popular aprobó la nueva Constitución de la República de Cuba y dispuso someterla a Referendo Popular.

El Referendo se realizó el 24 de febrero del año 2019. De 8 millones 705 mil 723 ciudadanos con derecho electoral, ejercieron el voto 7 millones 848 mil 343, para un 90,15% de participación.

Votaron afirmativamente 6 millones 816 mil 169 ciudadanos, que representa el 78,30% del total de personas con derecho a ejercer el voto, y el 86,85% de los que lo ejercieron.

Estuvieron en contra 706 mil 400 ciudadanos, que representa el 8,11% de los que debían ejercer su derecho al voto, y el 9% de los que votaron.

La Constitución de la República de Cuba es proclamada en Sesión Extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 10 de abril de 2019, en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

El acto de proclamación, como bien se destaca en el Preámbulo del nuevo texto constitucional, se lleva a efecto a 150 años de la Constitución de Guáimaro, aprobada el 10 de abril de 1869.

Otros materiales

Carta del diputado al Parlamento Europeo, Massimiliano Smeriglio, a Josep Borrell, alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidente de la Comisión...

Pronunciamiento del Grupo de Amistad México-Cuba ante el lamentable incendio ocurrido en la provincia de Matanzas

Informe de rendición de cuenta de la Fiscalía General de la República

Eduardo Torres Cuevas, miembro del Consejo de Estado, director de la Oficina del Programa Martiano y uno de los historiadores más destacados del país; además de compilador, junto a Reinaldo Suárez Suárez, de El Libro de las Constituciones, comenta sobre la historia de las constituciones cubanas de los años 1976 y 2019, desde el Salón Duaba del Capitolio Nacional –lugar que recrea la evolución histórica de nuestras constituciones–.