Sesiones solemnes de las asambleas provinciales del Poder Popular

Por Tubal Páez Hernández / Fotos: Tony Hernández Mena //

Este sábado se reúnen, con carácter solemne, en todo el país las asambleas provinciales del Poder Popular en su posible última sesión, como resultado de las transformaciones en el Estado cubano, que dan paso a nuevas formas de gobiernos locales, más eficientes en el nivel provincial y más relevantes en el municipal.

En esta ocasión, los delegados provinciales se reunirán para pasar revista a la labor desempeñada durante más de cuatro décadas, tras las cuales dejan un caudal inestimable de experiencias, que serán de gran utilidad para el trabajo de las nuevas instancias.

Sus servicios prestados hacen merecedores a esos delegados del reconocimiento del pueblo y el Partido, razón por la que en esas sesiones se les hará un justo homenaje de agradecimiento y felicitación por su dedicación al trabajo del Poder Popular en una etapa de gran significación política.

Las asambleas provinciales habían surgido como parte del proceso de institucionalización del país, que culminaría al constituirse en diciembre de 1976 la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuando se transfirieron a esta las funciones constituyentes y legislativas que ejerció el Consejo de Ministros durante 18 años, período en el que se produjeron, como señaló Fidel, “las más radicales y profundas transformaciones políticas y sociales en la vida de nuestra Patria”.

Una nueva división político-administrativa, que cambiaba la existente desde hacía casi un siglo, daba paso a provincias más pequeñas, a municipios más grandes y a la supresión de las regiones, con lo cual ganaban los municipios, las provincias y la nación. Las experiencias del Poder Popular obtenidas durante dos años en Matanzas, tuvieron en el General de Ejército Raúl Castro un inspirador exigente en el cumplimiento de los acuerdos del Primer Congreso del Partido al respecto.

La continuidad revolucionaria plasmada en aquellos cambios, estuvo rodeada de un gran simbolismo patriótico, pues las asambleas provinciales del Poder Popular se constituyeron en 1976 en actos solemnes que tuvieron lugar, simultáneamente, en escenarios muy significativos de nuestra historia, como La Demajagua, Jimaguayú, Mal Tiempo, Girón, Cacahual y Mangos de Roque.

La fecha escogida esa vez fue el 7 de noviembre, día que evocaba el carácter internacionalista y antimperialista de los luchadores cubanos, al rendir tributo también a la primera Revolución de obreros y campesinos del mundo en 1917, conducida por Lenin.

La democracia socialista se profundizaba indeteniblemente en Cuba, en un año en el cual éramos víctima del terrorismo del Gobierno de Estados Unidos, con brutales acciones de sabotaje, como el derribo de un avión civil de bandera nuestra sobre Barbados; mas fueron también los días heroicos en los que combatientes cubanos luchaban por asegurar la independencia de Angola y contribuían a desbrozar el camino hacia el fin definitivo del Apartheid imperante en el sur de África.

Si en aquella oportunidad, Fidel expresó en La Demajagua que las provincias no desaparecían, sino que se multiplicaban, podemos parafrasear sus palabras señalando hoy que el Poder Popular en esos territorios no desaparece sino que se transforma para un mejor desempeño de la nueva institucionalidad.

“Trabajen con entusiasmo! ¡Conságrenles a sus responsabilidades el máximo esfuerzo!”, pidió el Comandante en Jefe a los nuevos delegados; precisamente por haber cumplido esa misión serán homenajeados los que ahora finalizan, y los que continuarán como integrantes de los nuevos Gobiernos Provinciales.

Durante todos estos años ha habido una entrega generalizada al trabajo en las asambleas provinciales, en sus comisiones permanentes, en muchos de sus integrantes que se han desempeñado también como miembros de los órganos municipales, de los Consejos Populares o diputados, y como protagonistas activos del desarrollo político, económico y social de las comunidades, en un esfuerzo permanente por cumplir el programa del Perfeccionamiento del Poder Popular, expresión de la política del Partido, plasmada en acuerdos de todos sus congresos.

El escenario, tras quedar constituidos los Gobiernos Provinciales del Poder Popular, no será menos complejo e importante que cuando surgieron las primeras asambleas locales; el mismo enemigo de siempre, despiadado y sin escrúpulos, sigue tratando inútilmente de torcer el camino histórico al pueblo cubano y hacer fracasar el sistema económico-social que libremente se ha dado y que refrendó en la nueva Constitución.

Este año lo caracterizan también fechas de gran importancia en nuestra Patria: el próximo 24 de febrero recordaremos el 125 aniversario del inicio de la última guerra contra el colonialismo español, de la cual José Martí fue el artífice principal; sin olvidar que este 11 de enero se cumplen 40 años del fallecimiento de Celia Sánchez Manduley, de estirpe martiana y extraordinarios méritos revolucionarios, quien fuera elegida como Secretaria del Consejo de Estado en la primera Legislatura de la Asamblea Nacional, y cuyo centenario celebraremos en mayo.

La mejor respuesta a la escalada de agresiones imperialistas y a los grandes desafíos de estos tiempos, es el cumplimiento estricto de los plazos para implementar las disposiciones transitorias de nuestra Carta Magna –como la elección de los gobernadores y vicegobernadores, y la constitución de los Gobiernos Provinciales–, que trae consigo la profundización de la democracia socialista, la promoción de la mayor participación ciudadana, y el desarrollo y la defensa del país.

IX Legislatura

Asamblea Nacional del Poder Popular

Dirección: Paseo del Prado # 422 e/ San José y Dragones
Teléfono: 7 869 4200