La Asamblea Nacional cumple 42 años

Pronuncia discurso en la sesión solemne de la constitución de la Asamblea Nacional del Poder Popular en el Teatro Karl Marx. Tomado de Sitio Fidel Soldado de las Ideas. Fecha: 2 de diciembre de 1976

En los inicios mismos del mes de diciembre de 1976 ocurrieron hechos trascendentales en la historia de Cuba: el día primero el yate Granma navegó por última vez y el 2 coincidiendo con el aniversario 40 del desembarco de los expedicionarios en 1956, se constituyó la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El Comandante en Jefe Fidel Castro, desde los primeros ensayos en la provincia de Matanzas en 1974, fue el principal inspirador, promotor, fundador y defensor del Poder Popular. Su participación activa y directa, convirtió las sesiones ordinarias y extraordinarias del máximo órgano del poder del Estado en una gran aula de política, historia, economía, derecho, cultura y ética, y muy especialmente cuando dedicaba horas “a meditar y a conversar un poco”, a partir de opiniones e ideas expuestas en temas debatidos.

Con esa proverbial costumbre de no dejar un asunto en la superficie, nos enseñó a abordar los procesos y acontecimientos desde visiones profundas, a la luz de la experiencia, el conocimiento y la información.

Las ideas que expresó al clausurar la Sesión Constitutiva de la Primera Legislatura, deben atesorarse como expresión de sus profundas meditaciones acerca de lo hecho, del análisis de las experiencias de la vanguardia política revolucionaria encabezada por él.

En estos días que rememoramos el arribo a Cuba de la expedición del Granma y el segundo aniversario del multitudinario homenaje póstumo que el pueblo le brindó con motivo de su desaparición física, algunos párrafos de su discurso de aquel día merecen ser recordados:

“En este instante el Gobierno Revolucionario transfiere a la Asamblea Nacional, el poder que desempeñó hasta hoy. Con ello el Consejo de Ministros pone en manos de esta Asamblea las funciones constituyentes y legislativas que ejerció durante casi 18 años, que es el periodo de más radicales y profundas transformaciones políticas y sociales en la vida de nuestra patria. ¡Que la historia juzgue objetivamente esta época!

“Todo pudimos haberlo hecho mejor desde el Moncada hasta hoy. La luz que nos indica cuál pudo haber sido la mejor variante en cada caso es la experiencia, pero ella desgraciadamente no la poseen los jóvenes que se inician en el duro y difícil camino de la Revolución. Sirva esta, sin embargo, para aprender que no somos sabios y que ante cada decisión puede haber tal vez alguna superior.

“Ustedes, con cariño extraordinario, atribuyen a sus dirigentes grandes méritos. Yo sé que ningún hombre tiene méritos excepcionales y que cada día podemos recibir de los más humildes compañeros grandes lecciones.

“Si tuviera el privilegio de vivir otra vez mi propia vida, muchas cosas las haría diferente de como las hice hasta hoy, pero puedo a la vez asegurarles, que toda mi vida lucharía con idéntica pasión por los mismos objetivos por los que he luchado hasta hoy.”

El reconocimiento a las ideas y obra de Fidel, y la sinceridad con la que siempre se dirigió al pueblo, siempre acompañado de la ejemplaridad, la razón y la pasión que puso en su conducta son un modelo ético y una guía revolucionaria para interpretarlo en cualquier circunstancia.

VIII Legislatura

Asamblea Nacional del Poder Popular

Dirección: Paseo del Prado # 422 e/ San José y Dragones
Teléfono: 7 869 4200