Ley de organización y funcionamiento de los Consejos del Trabajo

BLAS ROCA CALDERIO, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba.

HAGO SABER: Que en sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, celebrada del 12 al 14 de julio de 1977, correspondiente  al primer período ordinario de sesiones, fue aprobado lo siguiente:

POR CUANTO: La regla sexta de la Ley de Tránsito Constitucional dispone la integración de la administración de justicia laboral al Sistema Judicial vigente, y a estos efectos, y en relación con los Consejos del Trabajo, es necesario ajustar su organización y funcionamiento a los requerimientos de esta disposición.

POR CUANTO: Los Consejos del Trabajo han constituido un importante factor de nuestro desarrollo social desde los primeros tiempos de la instauración del Poder Revolucionario, y debe, por consiguiente, la nueva legislación que se dicte, partiendo de esta realidad, mantenerlos y fortalecerlos aún más, si es posible, como órganos encargados de prevenir y solucionar los conflictos laborales, que con su actuación contribuyen, a la vez, a elevar la conciencia de los trabajadores y de las administraciones y a perfeccionar constantemente las relaciones de trabajo en la producción y los servicios.

POR CUANTO: Debe confiarse a la Central de Trabajadores de Cuba la organización de la elección de los Consejos de Trabajo, el cuidado de su funcionamiento y la capacitación de sus integrantes.

POR TANTO: La Asamblea Nacional del Poder Popular acuerda la siguiente:

 

LEY NO. 8

LEY DE ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO DE LOS CONSEJOS DEL TRABAJO

CAPÍTULO I

DISPOSICIONES GENERALES

 

ARTÍCULO 1.- Los Consejos del Trabajo contribuyeron a la aplicación del derecho laboral y a la formación de la moral socialista y su actuación constituye una práctica educativa que favorece el desarrollo y fortalecimiento de la conciencia laboral de los trabajadores, el aumento de la producción y de la productividad del trabajo y el cumplimiento de los planes económicos.

Para la consecución de estos objetivos conocen de los conflictos del trabajo y los dirimen mediante resoluciones fundadas sujetas a al aprobación de las partes.

No pueden dictar resoluciones que impliquen violación de la legalidad socialista, ni renuncia, disminución o modificación de los derechos reconocidos a favor de los trabajadores, o que menoscaben el cumplimiento de los planes económicos de la producción o de los servicios.

ARTÍCULO 2.- Si el Consejo del Trabajo, con ocasión de algún asunto de que conozca, advirtiere que el hecho cometido puede constituir una infracción penal, dará cuenta de ella a la autoridad competente y archivará provisionalmente el expediente, a las resultas del proceso penal, sin perjuicio de considerar la medida disciplinaria provisional que en el orden laboral hubiese adoptado la administración.

ARTÍCULO 3.- La Central de Trabajadores de Cuba organiza los Consejos del Trabajo, libra las oportunas convocatorias para su constitución, controla su funcionamiento, dicta las normas reglamentarias y metodológicas para el desempeño de sus tareas y capacita a sus miembros.

ARTÍCULO 4.- Las oficinas, registros y dependencias públicas prestan a los Consejos del Trabajo el auxilio que requieren para su mejor funcionamiento.

ARTÍCULO 5.- Las Administraciones estatales asumen la responsabilidad de suministrar a los Consejos del Trabajo los locales y el material necesario para ejercer sus funciones, y la Central de Trabajadores de Cuba vela en especial por el cumplimiento de esta disposición.

 

CAPÍTULO II

DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS CONSEJOS DEL TRABAJO

 

ARTÍCULO 6.- Los Consejos del Trabajo se constituyen en las empresas, unidades presupuestadas o establecimientos que cuenten con veinticinco o más trabajadores, sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo final del presente artículo.

Las empresas, unidades presupuestadas o establecimientos que tienen menos de veinticinco trabajadores se adscriben al Consejo del Trabajo más próximo de la propia localidad. Las empresas, unidades presupuestadas o establecimientos que se hallan en este caso eligen de entre sus trabajadores un miembro suplente del Consejo del Trabajo al que están adscriptos, que actúa solamente en sustitución de uno de sus vocales en los casos en que se ventilen conflictos originados en sus respectivos centros de trabajo.

Cuando en una localidad todas las empresas, unidades presupuestadas o establecimientos tengan menos de veinticinco trabajadores, se constituirá un Consejo del Trabajo Territorial elegido por todos los trabajadores de los mismos.

Las empresas, unidades presupuestadas o establecimientos que tengan más de ciento cincuenta trabajadores, o aquellos en que existan varios turnos de trabajo o departamentos, pueden constituir más de un Consejo del Trabajo.

No obstante lo dispuesto en los párrafos precedentes, la Central de Trabajadores de Cuba, siempre que fuere conveniente, puede determinar otra forma de organización de los Consejos del Trabajo.

ARTÍCULO 7.- Los Consejos del Trabajo se componen de cinco trabajadores elegidos por sus compañeros del centro de trabajo, por término de tres años. El Consejo elige de entre sus miembros un Presidente y un Secretario, quedando los tres restantes en calidad de vocales. Los trabajadores del centro pueden elegir, además, hasta dos suplentes para el Consejo del Trabajo, los que asisten a sus sesiones como observadores con derecho a voz, a los efectos de que adquieran experiencia en esta actividad.

Si al cesar definitivamente alguno de los miembros del Consejo del Trabajo no existieren suplentes para cubrir la vacante, se convocará a los trabajadores de la respectiva empresa, unidad presupuestada o establecimiento para proceder a la elección del sustituto en la forma y dentro del término que determine la Central de Trabajadores de Cuba.

ARTÍCULO 8.- Los miembros de los Consejos del Trabajo deben reunir las condiciones siguientes:

  • tener buena actitud ante el trabajo y ser disciplinados;
  • observar buena conducta moral dentro y fuera de su centro de trabajo;
  • tener escolaridad adecuada para el desempeño de esta función;
  • no haber sido sancionado por infracciones de la disciplina laboral, salvo que hayan sido rehabilitados;
  • tener integración revolucionaria activa.

Cuando se estimare que uno de los miembros del Consejo del Trabajo no reúne alguna de las condiciones señaladas anteriormente, la administración o la Sección Sindical se dirigirá a la correspondiente instancia de la Central de Trabajadores de Cuba para que, previa comprobación, proceda a la reestructuración del Consejo del Trabajo.

Los trabajadores que formen parte de la directiva sindical y ostenten cargos de dirigentes de las empresas, unidades presupuestadas o establecimientos estatales, no podrán ser electos miembros de los respectivos Consejos del Trabajo.

ARTÍCULO 9.- El cese de la relación laboral de un miembro del Consejo del Trabajo con la unidad presupuestada o la empresa correspondiente, así como su traslado a establecimiento de la misma empresa, no podrá ejecutarse sino después de haber decursado el término de treinta días  a partir de la fecha en que se hubiere comunicado dicho cese o traslado al organismo correspondiente de la Central de Trabajadores de Cuba, a efectos de la elección del sustituto.

ARTÍCULO 10.- A los miembros de los Consejos del Trabajo que no cumplan con las obligaciones y exigencias que les impone esta Ley, se les revocará el mandato por la asamblea de trabajadores que los eligió.

 

CAPÍTULO III

DE LAS ATRIBUCIONES DE LOS CONSEJOS DEL TRABAJO

 

ARTÍCULO 11.- Los Consejos del Trabajo conocen de los conflictos que se susciten entre trabajadores, o entre éstos y las administraciones estatales, relativos al reconocimiento, concesión o reclamación de los derechos y al cumplimiento de las obligaciones emanados de la legislación laboral; de las solicitudes y reclamaciones sobre seguridad social a corto plazo; y de la aplicación de medidas disciplinarias de orden laboral.

Los Consejos del Trabajo no conocerán de las violaciones de la disciplina laboral en que incurran los trabajadores que ostenten cargos dirigentes de las administraciones estatales.

 

CAPÍTULO IV

DE LOS CONFLICTOS LABORALES

 

SECCIÓN PRIMERA

DISPOSICIONES COMUNES

 

ARTÍCULO 12.- Los trabajadores y la administración deben someter al conocimiento del Consejo del Trabajo el conflicto laboral antes de acudir al Tribunal Popular competente.

A los efectos de esta Ley, se entiende por parte a los promoventes, a las  personas naturales o jurídicas contra las que se reclame y a los terceros que tengan interés legítimo en el asunto.

ARTÍCULO 13.- Todo trabajador, cualquiera que sea su edad, puede comparecer y actuar por sí ante el Consejo del Trabajo. Todo el que demuestre tener un interés legítimo en el asunto puede personarse ante el Consejo del Trabajo en cualquier momento mientras esté conociendo del caso, sin que esto dé lugar a retrotraer las actuaciones, salvo que la parte promovente lo consintiere.

ARTÍCULO 14.- En los casos de incomparecencia de las partes, se procederá de la manera siguiente:

 

  • si el Consejo del Trabajo estimara justificada la incomparecencia, citará a las partes para que tenga lugar, dentro de un término no mayor de cinco días, una nueva comparecencia;
  • si el Consejo del Trabajo estimara injustificada la incomparecencia:
    1. archivará las actuaciones, si el incompareciente fue el promovente;
    2. consultará al promovente, en el caso de que el incompareciente sea el demandado, si desea que se proceda a citar para una nueva comparecencia dentro del término mencionado en el apartado 1) de este artículo, o de lo contrario resolverá lo que proceda;
    3. archivará las actuaciones, si la incomparecencia es de ambas partes. La parte interesada podrá replantear el caso ante el Consejo, siempre que lo haga antes de haber transcurrido el término de prescripción.

ARTÍCULO 15.- De toda comparecencia se levantará acta por el Secretario, la cual se firmará por los miembros actuantes del Consejo y las partes comparecientes, a las cuales se entregará copia. Asimismo, se enviará copia al respectivo organismo de la Central de Trabajadores de Cuba a fin de que pueda ejercer sus funciones de control y de prevención de conflictos.

ARTÍCULO 16.- Las citaciones deben realizarse dentro de un término no menor de cuarenta y ocho horas entre la fecha en que se practican y aquella en que ha de llevarse a efecto el acto. Las citaciones y notificaciones se practican personalmente en el centro de trabajo de quien deba ser citado o notificado, y no siendo posible de este modo, en su domicilio. Además, se fija la citación o notificación en el mural del centro de trabajo durante setenta y dos horas. Al interesado se le entrega copia del documento que motiva la notificación en el acto de practicarse la diligencia.

Las citaciones y notificaciones se practican por el Secretario del Consejo del Trabajo.

ARTÍCULO 17.- Las acciones de la administración para solicitar la aplicación de medidas disciplinarias, prescriben por el transcurso de los plazos siguientes:

  • en la violaciones leves, quince días;
  • en las violaciones menos graves, cuarenta y cinco días;
  • en las violaciones graves, noventa días.

Los plazos anteriores se contarán a partir del día siguiente a aquel en que se consumó la violación o la fecha en que se tuvo conocimiento de la misma.

ARTÍCULO 18.- Las acciones prescriptibles de los trabajadores para formular reclamaciones relativas a las violaciones de sus derechos laborales prescriben a los ciento ochenta días decursados a partir del siguiente a aquel en que se haya consumado la violación o la fecha en que tuvo conocimiento de la misma.

Se declara imprescriptible la acción para formular reclamaciones acerca de violaciones del régimen salarial de los trabajadores y solicitar las rectificaciones correspondientes. No obstante, la acción para reclamar el pago de salarios o subsidios dejados de satisfacer, total o parcialmente, por las administraciones, prescribe, respecto a cada pago, a los ciento ochenta días decursados a partir del día en que surja el derecho a percibirlos, según la periodicidad legal o contractual establecida.

 

SECCIÓN SEGUNDA

DEL PROCEDIMIENTO COMÚN

 

ARTÍCULO 19.- El trabajador, grupo de trabajadores, la administración del centro de trabajo y los familiares del trabajador, en su caso, formularán sus solicitudes ante el Consejo del Trabajo utilizando una de las dos vías siguientes:

  • por medio de escrito presentado al Secretario del Consejo, en el que harán constar breve y claramente los hechos que la motivan y lo que se solicita, proponiendo a su vez las pruebas de que intenten valerse.

Acompañarán al escrito las copias necesarias para entregar a las partes que puedan resultar afectadas;

  • por medio de solicitud verbal hecha ante el Secretariado del Consejo

correspondiente, quien extenderá acta contentiva de las manifestaciones del solicitante, con el número de copias necesarias para su entrega al promoverte y a las demás partes.

El acta que se extienda se firma por el solicitante y el Secretario.

ARTÍCULO 20.- Formulada la solicitud confórmela artículo anterior, el Secretario dará cuenta de ella dentro de las cuarenta ocho horas siguientes. El Consejo citará a las partes y al representante de la Sección Sindical para una comparecencia pública, que se celebrará dentro de los cinco días posteriores. La citación se practicará con no menos de cuarenta y ocho horas de anticipación, la que expresará el día, la hora y el local en que habrá de efectuarse el acto.

Si existen razones para estimar que los intereses legítimos de una tercera persona puedan resultar afectados, el Consejo del Trabajo deberá citarla como parte interesada.

ARTÍCULO 21.- Para que los Consejos del Trabajo puedan celebrar sesión y decidir los conflictos ante ellos presentados, es necesaria la presencia de tres de sus miembros, por lo menos.

Si falta el Presidente o el Secretario, o ambos, se suplen por el Vocal o Vocales que en el acto designen los miembros presentes.

La decisión del Consejo del Trabajo deberá contar con el voto favorable de la mayoría de los miembros actuantes. En caso de empate, decide el voto del Presidente. Si alguno no está conforme con el criterio mayoritario, debe emitir voto particular exponiendo claramente los puntos en que disiente de aquél y los fundamentos en que se apoya.

ARTÍCULO 22.- El día y hora fijados se constituirá el Consejo en el local señalado y, en audiencia pública, procederá a oír a os comparecientes y al representante de la Sección Sindical, así como a los trabajadores asistentes al acto si lo considera conveniente.

Las partes presentarán las pruebas de que dispongan y se practicarán éstas.

El Secretario levantará acta de la comparecencia a que se refieren los párrafos anteriores, en la que se hará constar de modo claro y breve:

  • el lugar, la fecha y la hora;
  • los nombres y apellidos de los miembros del Consejo del Trabajo participantes en el acto;
  • los nombres, apellidos y domicilios de las partes, con expresión, en cuanto a la administración, además, de la provincia, municipio y sector o rama de actividad a que corresponda;
  • el conflicto planteado;
  • las alegaciones de las partes y las declaraciones de los asistentes;
  • el resultado de las pruebas practicadas;
  • la resolución del Consejo, caso de haberse dictado en el acto;

Los miembros del Consejo asistentes a la comparecencia y las partes firmarán el acta.

ARTÍCULO 23.- El Consejo dictará la resolución en el acto o dentro de las veinticuatro horas siguientes.

Si el Consejo no dictara su resolución en el acto de la comparecencia, la formulará por escrito y la notificará a las partes dentro de las veinticuatro horas siguientes a su fecha.

La resolución del Consejo consignará sucintamente los hechos y fundamentos en que se base y la correspondiente decisión durmiendo el conflicto.

En caso de las partes manifestaren expresamente su aceptación o tácitamente, si no expresaren su inconformidad dentro de los diez días siguientes a la respectiva notificación, la resolución dictada será de obligatorio cumplimiento. De no ser cumplida por quienes corresponda, los interesados podrán acudir al Tribunal Municipal Popular para que, sin más trámite, ordene que se ejecute lo resuelto.

Si alguna de las partes manifestara su inconformidad con la resolución del Consejo dentro del expresado término de diez días, ésta no producirá efecto alguno y quedará expedito a las partes el derecho a acudir al Tribunal Municipal Popular, lo que les advertirá el Consejo del Trabajo en el momento de dictar la resolución.

 

SECCIÓN TERCERA

DEL PROCEDIMIENTO SOBRE MEDIDAS DISCIPLINARIAS PROVISIONALES

 

ARTÍCULO 24.- Cuando las administraciones hagan uso de la facultad de aplicar medidas disciplinarias provisionales, notificarán al Consejo del Trabajo, dentro del día siguiente la medida impuesta, a fin de que sea  ratificada, modificada o suspendida por el mismo. Las administraciones, en estos casos, presentarán también, simultáneamente, la solicitud por escrito a que se contrae el Artículo 19 de esta Ley.

ARTÍCULO 25.- El Consejo del Trabajo ratificará o suspenderá, dentro de las setenta y dos horas siguientes, las medidas disciplinarias provisionales que le sean notificadas por la administración. La decisión del Consejo del Trabajo será de inmediato y obligatorio cumplimiento.

ARTÍCULO 26.- A los efectos de la ratificación, modificación o suspensión de la medida disciplinaria provisional, el Consejo de Trabajo valorará los fundamentos consignados en la comunicación de la administración, oirá al trabajador y considerará, además, otros elementos de juicio que puedan contribuir a una justa decisión.

ARTÍCULO 27.- En los casos en que la medida provisional tenga como fundamento la imputación al trabajador de una violación de la disciplina laboral, el Consejo del Trabajo, una vez resuelta su procedencia o improcedencia, iniciará los trámites ordinarios para la sustanciación del conflicto, según el procedimiento común establecido en la presente Ley.

ARTÍCULO 28.- Cuando la imposición de la medida disciplinaria provisional tuviere como fundamento la imputación al trabajador de un hecho que pudiere constituir delito, el Consejo de Trabajo, una vez ratificada o modificada la medida, archivará provisionalmente el expediente a las resultas del proceso penal que a tales efectos se inicie, concluido el cual será de aplicación lo establecido en las disposiciones vigentes sobre esta materia.

ARTÍCULO 29.- Si como consecuencia del caso previsto en el artículo anterior, el Consejo del Trabajo ratifica una medida de separación temporal, esta podrá ser reconsiderada si el trabajador encausado disfruta de libertad provisional, y sustituida por otra consistente en el traslado dentro de la misma empresa o unidad presupuestada, incluyendo sus respectivos establecimientos o unidades.

ARTÍCULO 30.- Se entiende indefinida la medida provisional de separación temporal del puesto de trabajo o cargo, sólo en los casos en que el trabajador sujeto a proceso penal sea privado provisionalmente de libertad, mientras permanezca vigente dicha medida cautelar.

 

CAPÍTULO V

DE LAS ATRIBUCIONES DE LOS CONSEJOS DEL TRABAJO RELATIVAS A LA SEGURIDAD SOCIAL A LARGO PLAZO

 

ARTÍCULO 31.- Las peticiones de seguridad social a largo plazo se presentarán ante el Consejo del Trabajo.

Al presentarse la solicitud, el Secretario del Consejo la examinará para comprobar si se encuentran unidas a ella las pruebas necesarias. De no acompañarse éstas, las solicitará o dará cuenta al Consejo del Trabajo para que disponga practicarlas.

Completado el expediente con sus pruebas, se elevará al Departamento correspondiente de la Dirección de Seguridad Social del Comité Estatal de Trabajo y Seguridad Social, dentro de los cuarenta y cinco días siguientes a su presentación.

 

DISPOSICION TRANSITORIA

 

ÚNICA: Los Consejos del Trabajo constituidos al amparo de la Ley número 1166, e 23 de septiembre de 1984, que tengan en tramitación expedientes en materia laboral o de prestaciones de seguridad social a corto plazo, deberán ajustar su sustanciación a lo dispuesto en la presente Ley.

 

DISPOSICIONES FINALES

 

PRIMERA: Los empleadores del sector privado de la economía solicitarán de los Tribunales Municipales Populares competentes la aplicación de las medidas disciplinarias autorizadas por la ley. Asimismo, los trabajadores de estos centros establecerán sus reclamaciones directamente ante el Tribunal Municipal Popular. En ambos casos, la promoción jurisdiccional ante los expresados Tribunales se formulará sin someter el conflicto de que se trate, previamente, al conocimiento de los Consejos del Trabajo.

SEGUNDA: Esta Ley comenzará a regir una vez que queden constituidos los órganos judiciales establecidos por la Ley de Organización del Sistema Judicial.

 

Ciudad de La Habana, a los veintidós días del mes de agosto de mil novecientos setenta y siete.

Blas Roca Calderío

IX Legislatura

Asamblea Nacional del Poder Popular

Dirección: Paseo del Prado # 422 e/ San José y Dragones
Teléfono: 7 869 4200