De camino al Día de África, diputado cubano destaca relaciones parlamentarias

Por Aymara Massiel Matos Gil / Fotos: Tony Hernández Mena / Camarógrafo: Yoel Ramos Salazar //

África unida, libre y en plena posesión de su destino. Fueron estos los principios bajo los cuales una treintena de jefes de Estado, cuyas naciones habían alcanzado la independencia, constituyeron en mayo de 1963 en Adis Abeba, capital de Etiopía, la Organización de la Unidad Africana (OUA).

Los objetivos estaban definidos: eliminar del continente los vestigios de la colonización y el apartheid, promover la unidad y la solidaridad entre los países miembros, salvaguardar la soberanía y la integridad territorial, fomentar la cooperación para el desarrollo y promover la colaboración internacional.

Considerando el avance del proceso de integración regional, en noviembre de 1999 los mandatarios integrantes de la OUA decidieron instituir una nueva organización que consolidara los logros alcanzados y, además, estimulara el crecimiento económico.

Tres años después del acuerdo, en 2002, surgió oficialmente la Unión Africana (UA) con una visión abarcadora: una región integrada, próspera y pacífica, dirigida por sus propios ciudadanos y que represente una fuerza dinámica en el escenario mundial.

A pesar de su desaparición, los 55 Estados africanos (y otros del mundo) no olvidan el legado de la OUA, esa primera institución continental después de las independencias que impulsó lo que sus constituyentes consideraban una prioridad: la libertad, la igualdad, la justicia y la dignidad como vía para alcanzar las legítimas aspiraciones de sus pueblos. Es en honor a su creación que cada 25 de mayo se celebra el Día de África.

La solidaridad de Cuba con las luchas de los pueblos africanos por la independencia de sus naciones frente al colonialismo primero, y contra el Apartheid y por la colaboración en el desarrollo posterior, especialmente en el campo de la salud, hace de este día una fecha de gran significación para todos los cubanos.

Aunque en esta ocasión los festejos estarán marcados por una crisis humanitaria global, cuyas negativas consecuencias económicas impactan con fuerza en esta región, no faltará el mensaje amigo para recordar a los africanos todo lo que representan para el mundo y su porvenir.

Desde Cuba han sido diversas las muestras de solidaridad y cariño que se han manifestado a propósito de la venidera fecha. El Doctor Orlando Gutiérrez Boza, diputado a la Asamblea Nacional y presidente de grupos parlamentarios de amistad con varios países de África Occidental, es uno de los antillanos que valora y reconoce el legado del llamado continente del futuro.

¨Ese día reviste particular importancia para los cubanos debido a los nexos históricos, étnicos y culturales existentes. Debemos recordar a todos aquellos esclavos que fueron trasladados forzosamente hasta aquí y que han dejado una notable influencia en nuestro acerbo cultural, en las artes escénicas, en la danza, en la música, en la cocina,… pero fundamentalmente desde el punto de vista antropológico, en nuestra forma de ser, de comportarnos, en nuestras frases, leyendas, mitos y religiones¨, comentó Gutiérrez Boza.

A su criterio, la herencia más importante de esos antepasados fue la cultura de la resistencia, ¨esa que nos ha permitido a los cubanos llegar hasta aquí¨. En este sentido significó el aporte de afrodescendientes como Antonio Maceo y su madre Mariana Grajales en las luchas por la independencia de Cuba en el siglo XIX.

¡La solidaridad de la nación caribeña con África tiene su historia! Muchos son los ejemplos que pudo citar el también presidente del Consejo Supremo de la Asociación Abakuá de Cuba para argumentar esta afirmación, pero prefirió recordar que en fecha tan temprana como 1962 ¨la joven Revolución argelina necesitó el concurso de los modestos esfuerzos de la Isla¨, y que poco después, los cubanos volvieron a asistir al país norteño, ya no con uniformes verde olivo, sino con batas blancas.

¨Todavía hoy miles de profesionales de la Mayor de las Antillas brindan atención médica en el continente¨, añadió con orgullo, y reconoció que la ayuda es mutua, pues desde allá se reciben numerosas muestras de apoyo, sobre todo en la lucha contra el bloqueo estadounidense.

Esta reciprocidad se refleja igualmente en el ámbito parlamentario. La Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) mantiene relaciones con legisladores de la gran mayoría de los parlamentos de esa región, en muchos de los cuales se han creado grupos de amistad con Cuba; y tan solo en los dos últimos años, once delegaciones provenientes de diez Estados africanos han intercambiado con diputados de la Isla.

La visita más reciente estuvo encabezada por Roger Nkodo Dang, presidente del Parlamento Panafricano, quien desarrolló un amplio programa de actividades que incluyó conversaciones oficiales con Esteban Lazo Hernández, titular de la ANPP y del Consejo de Estado.

En esa ocasión, el político camerunés abogó por el desarrollo de estrategias que permitan ¨conectar directamente a nuestros pueblos y facilitar el intercambio cultural¨. Desde su papel de diputado, Orlando Gutiérrez Boza valoró sobremanera estas relaciones y aseguró que esta visita contribuyó a estrechar aún más los lazos existentes.

Para este 25 de mayo su mensaje fue breve: Miremos a África no como el continente de la hambruna, de los conflictos étnicos, de las guerras, sino como ese lugar maravilloso que fue capaz de dotar de una cultura, no solo a los países de América a donde fueron traídos millones de hombres y mujeres como esclavos, sino también a muchos europeos.

This slideshow requires JavaScript.

 

 

IX Legislatura

Asamblea Nacional del Poder Popular

Dirección: Paseo del Prado # 422 e/ San José y Dragones
Teléfono: 7 869 4200